5.5. Deducción e interpretación informal de la ley de Bragg 
Si a la izquierda de la pantalla no se muestra el menú de estos apuntes, use este enlace.
Ir a la introducción
 
Condición de Bragg
Cuando los frentes de onda emergentes (tras la reflexión) están en fase, se observará intensidad reflejada, es decir, se estará cumpliendo la ley de Bragg.
Del mismo modo que ocurrió con las ecuaciones de Laue, también la ley de Bragg puede igualmente deducirse de un modo gráfico, muy intuitivo.

La hipótesis de Bragg consiste en imaginar la difracción como una reflexión de los rayos X originada por "espejos" imaginarios formados por planos de átomos de la red cristalina (mostrados como lineas horizontales que pasan por los centros dispersores, es decir, por los átomos que se muestran como círculos azules en la imagen de la izquierda). Debido a la naturaleza repetitiva del cristal, estos planos estarían separados entre sí por distancias constantes d.

Los dos haces de rayos X, de longitud de onda
λ, inciden en fase sobre sendos planos imaginarios, con un ángulo de incidencia θ, y forman un frente de ondas (primera línea verde de la izquierda)

Para que exista reflexión cooperativa es necesario que tras la reflexión ambos haces sigan estando en fase (última linea verde de la derecha), situación que sólo ocurrirá
si la diferencia de caminos recorridos  por los frentes de onda OF y OH (frentes de onda antes y después de la reflexión) es un número entero de veces la longitud de onda.

Esa condición equivale a decir, que la suma de los segmentos FG y GH corresponde a un número entero (n) de veces la longitud de onda (
λ):

FG + GH = n. λ        (1)

pero   FG = GH   y   sen θ = FG / d          es decir:   FG = d 
sen θ
con lo que la expresión (1) se convierte en:

2 d sen θ = n. λ

que es la bien conocida ley de Bragg.
Condición no-Bragg
Cuando los frentes de onda emergentes (tras la reflexión) están en oposición de fase, no se observará  intensidad reflejada, es decir, que no se estará cumpliendo la ley de Bragg.





Sin embargo, cuando el ángulo de incidencia de los rayos X no cumple la ley de Bragg, los haces emergentes dejan de estar en fase (línea verde de la derecha), y se anulan entre sí, por lo que no se observará intensidad reflejada.


Si tenemos en cuenta la hipótesis de partida y nos fijamos con atención en esta última ecuación, no resultará dificil darnos cuenta de que:
  • Los planos reticulares se comportan como espejos que reflejan la "luz X" sólo en algunas posiciones dadas por:  
θ = arc sen (n . λ  / 2 . d)
  •  Para unas condiciones experimentales dadas (λ y d) se obtienen valores discretos del ángulo de difracción θ que corresponden a los diferentes valores del número entero n
  • No hay infinitos órdenes de difracción (sen θ ≤ 1) y su número máximo depende de las condiciones experimentales (cristal y longitud de onda):
nmax = 2 . d / λ
  •  La geometría de la difracción (los ángulos de difracción θ) depende sólo de la geometría de la red